Carmen Martínez Pineda en su libro Libertad Secuestrada es tajante: «La II República no fue una verdadera democracia»